FIC 2014

Internos del Cereso escenifican a Hamlet

A través del proyecto Fronteras, el Cervantino llega al Centro Federal de Readaptación Social número 12 donde reclusos dieron vida a la obra de Shakespeare
Con Fronteras, habitantes de comunidades e internos son parte de los artistas del FIC. Foto: Tomada de Facebook

Internos del Centro Federal de Readaptación Social número 12 escenificaron la puesta en escena Hamlet, de William Shakespeare, bajo la dirección de Jorge Correa, quien recibió un emotivo reconocimiento por su labor en el teatro penitenciario en México.

Dentro de las actividades del proyecto Ruelas, en el marco del 42 Festival Internacional Cervantino (FIC), se presentó la obra teatral en la entrada de la Nave 2 del Centro Federal de Readaptación Social.

Mediante un comunicado, los organizadores del FIC informaron que durante tres meses los internos ensayaron de 9:00 de la mañana a las 13:00 horas y por la tarde, cuando se requería, de 16:00 a 19:00 horas. 

Los hermanos Jeshua Gerardo y Jorge Daniel Espejel Ramírez interpretaron a Bernardo y Horacio, respectivamente, en el montaje de Hamlet, bajo la dirección de Correa, quien es fiel al texto de Shakespeare.

Durante casi tres horas, los internos dieron vida a los clásicos personajes sin equivocarse una sola vez ni en los parlamentos, ni en los movimientos escénicos, que no son sencillos.

Entre cuadro y cuadro, los ayudantes cambiaban la escenografía, mientras se escuchaba un puente musical. 

Todo con la precisión de un reloj y así se pasó del entierro del Rey Hamlet a la aparición de su espectro o la escenificación de su muerte.

El duelo entre Laertes y Hamlet detonó adrenalina. Las espadas sacaron chispas en cada choque y los actores recrearon una verdadera batalla.

Christian Alejandro López dio vida al príncipe de Dinamarca, mientras que Marcos Joel Acosta hizo lo propio con Laertes.

Cuando la masacre se consumó en el castillo, un tenor salió a escena a cantar los primeros versos del famoso monólogo de Hamlet. 

Ser o no cantar, canta el hombre, mientras la nieve comienza a caer y los aplausos a irrumpir, refirieron los organizadores.

Varios papeles con pequeños textos escritos a mano están pegados sobre las rejas del lugar y en uno de ellos el interno Omar Adonay Juárez agradece a Dios "por permitirme sentirme libre de espíritu y de pensamiento a través del teatro".

 

relevante

Facebook Comments Box