Seguridad I Nacional

SCJN determinará futuro de Adriana, sentenciada a 22 años por aborto

La Suprema Corte revisa el caso de Adriana Manzanares Cayetano, de 27 años, y quien fue sentenciada sin entender ni hablar español
Adriana Manzanares Cayetano. Foto: Cortesía Las Libres

Adriana Manzanares Cayetano no hablaba ni entendía español cuando fue sentenciada a 22 años de prisión por homicidio en grado de parentesco tras sufrir un aborto a los ocho meses de embarazo.

Este miércoles la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) revisará el caso de la joven indígena de origen náhuatl y de ahora 27 años y quien desde hace siete está presa en el penal de Chilpancingo, Guerrero.

El máximo tribunal revisará la única prueba que la Procuraduría de Guerrero tiene contra Adriana, la misma prueba que las procuradurías del país utilizan para inculpar a las mujeres por homicidio cuando sufrieron un aborto: la docimasia pulmonar, una práctica no científica en la que se revisa si el feto respiró antes de morir.

Los ministerios públicos recurren a la docimasia pulmonar para separar en cuatro los pulmones del feto e introducirlos en agua; si flotan se determina que el feto tenía vida y por lo tanto fue asesinado, explica Verónica Cruz, directora del Centro Las Libres, organización que lleva la defensa de Adriana. 

"Ya lleva dos años el asunto en la Corte y por fin mañana (hoy miércoles) se va a discutir en la primera sala este asunto; nosotras lo que esperamos es la libertad inmediata de ella.

"Una razón por la que (la Corte) atrajo el asunto es porque dijo: 'cómo es posible que la justicia mexicana estamos encarcelando a las mujeres con una prueba no científica', que es la docimasia pulmonar", destacó Cruz en entrevista. 

"Y casualmente es la línea muy delgada entre criminalizar a las mujeres por aborto o por homicidio en razón de parentesco y la diferencia en años (de sentencia) es brutal de tres años que puede ser por aborto a 35 o más de 20 por homicidio en razón de parentesco sin tener certeza", dijo. 

Verónica Cruz y Las Libres son la organización guanajuatense que en 2010 logró la libertad de nueve mujeres que habían sido sentenciadas por homicidio en esta entidad del Bajío luego de sufrir un aborto. 

Este miércoles Las Libres y la clínica jurídica del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) esperan que la Corte ordene la libertad de Adriana y determine que las procuradurías del país dejen de recurrir a una prueba no científica para formular cargos por homicidio. 

El infierno de Adriana

Antes de ser sentenciada a 22 años de cárcel, Adriana Manzanares Cayetano fue "enjuiciada" por adulterio en su pueblo, Ayutla de Los Libres, Guerrero.

Tras enterarse que la joven había sufrido un aborto, sus padres la entregaron a su tío, el comisario de la comunidad, quien encabezó el "juicio" contra Adriana y la "sentenció" a ser golpeada y apedreada por la comunidad; desde entonces la joven no tiene relación alguna con su familia.  

El "juicio" fue por haberse embarazado de un hombre que no era su esposo, pues este la había abandonado para irse a Estados Unidos; Adriana comenzó entonces una relación con Virgilio Cruz Ortega, quien fue implicado por la Procuraduría de Guerrero en el aborto -muerte- del feto.

Sin embargo, Virgilio quedó inmediatamente en libertad, sólo Adriana fue después juzgada por un tribunal guerrerense quien la encontró culpable de homicidio en grado de parentesco. 

 

relevante

Facebook Comments Box